Sábado. 16.12.2017 |

El primer año de la vida de un recién nacido es un momento crítico para el desarrollo de su microbiota

La cesárea, la leche de fórmula y los antibióticos influyen en el microbioma intestinal del lactante

El primer año de la vida de un recién nacido es un momento crítico para el desarrollo de su microbiota

Un nuevo enfoque analítico, descrito en la revista 'Frontiers in Pediatrics', muestra cómo diferentes intervenciones --nacimiento por cesárea, leche de fórmula y los antibióticos-- pueden alterar el desarrollo del microbioma de los recién nacidos.

El primer año de la vida de un bebé es un momento crítico para el desarrollo de su microbiota intestinal, los más de mil tipos de bacterias que viven en los intestinos. Estas bacterias no sólo ayudan a los bebés a digerir los alimentos, sino que también "entrenan" su sistema inmunológico en desarrollo.

El ambiente de un bebé es el factor más importante para determinar qué bacterias están presentes y, por lo tanto, cambios como el tipo de nacimiento y la alimentación, así como el uso temprano de antibióticos, pueden tener un gran impacto en el crecimiento del microbioma del intestino. Sin embargo, los científicos todavía están trabajando para entender exactamente cuáles son estas diferencias y qué podrían significar para la salud futura de un bebé.

"Nuestro objetivo fue caracterizar la influencia combinada de la cesárea, el tratamiento antibiótico y la alimentación con fórmula en el desarrollo de la microbiota intestinal en los bebés", dice la líder del trabajo, Anita Kozyrskyj, investigadora de la Universidad de Alberta, Canadá.

"Encontramos que, en comparación con los nacidos por parto vaginal y los lactantes amamantados, los bebés alimentados con fórmula o nacidos por cesárea tenían diferentes trayectorias de colonización bacteriana en la infancia tardía, lo que podría tener implicaciones para su salud futura", agrega.

Más alergias y aumentos de peso

Kozyrskyj y sus colaboradores usaron un método llamado 'Significance Analysis of Microarrays' para cuantificar los cambios en las bacterias intestinales en 166 niños durante el primer año de vida. Otros investigadores ya han demostrado que hay patrones típicos en los tipos de bacterias que habitan en un bebé en crecimiento, pero el trabajo de Kozyrskyj es uno de los primeros en estudiar las tasas de colonización para cada tipo de bacteria en la edad infantil, destacando qué bacterias dominan a medida que evoluciona el microbioma con el tiempo.

El grupo de Kozyrskyj detectó que, en comparación con la progresión normal de las bacterias intestinales en la edad infantil, los niños alimentados con leche de fórmula o nacidos por cesárea mostraron trayectorias alteradas de colonización entre las familias bacterianas vinculadas a alergias alimentarias, así como un rápido aumento de peso.

Se necesitarán más investigaciones y estudios más amplios para comprender plenamente las consecuencias de estos cambios, pero numerosos trabajos han sugerido vínculos potenciales entre estas bacterias y la salud futura del niño, especialmente en el desarrollo de alergias alimentarias.

"Esperamos que esta investigación ayude a los clínicos y los padres a entender que la cesárea aumenta la posibilidad de tratamiento con antibióticos o la alimentación con leche fórmula de los recién nacidos, lo que puede afectar el desarrollo de la microbiota intestinal en la infancia tardía", concluye Kozyrskyj.

El primer año de la vida de un recién nacido es un momento crítico para el desarrollo de su microbiota