Miércoles. 17.10.2018 |

Nivelación, statu quo y reestructuración de la deuda, frentes abiertos de financiación autonómica

Nivelación, statu quo y reestructuración de la deuda, frentes abiertos de financiación autonómica

A finales del pasado mes de julio, tras seis meses de trabajo, se hizo público el Informe de la Comisión de Expertos para la revisión del modelo de financiación autonómica. Guillem López Casasnovas, profesor de Economía de la Universidad Pompeu Fabra, participó en representación de las Islas Baleares.

En su opinión, el informe final “no resuelve los núcleos fundamentales de debate político, como la nivelación: se habló de que fuera parcial e, incluso, completa. Y en el texto es un tema que se deja abierto y puede ser de parcial a completa y se remite al Consejo de Política Fiscal y Financiera para que se defina. Y es un tema fundamental”.

Otro aspecto que considera clave y que no se resuelve es el statu quo. “Hasta ahora, la mayor parte de miembros de la comisión consideraban que debía hacerse borrón y cuenta nueva, porque si se mantenía la cláusula de statu quo se encarecería muchísimo la reforma. Finalmente, la comisión habla de una reestructuración de la deuda, una palabra ambigua que no define si va a ser un simple alargamiento de plazos para renegociar términos y tipos de interés o si incluye una quita. O, no digamos, una condonación”.

Por tanto, en su opinión, los tres puntos clave no se han abordado. Como indica, “quizá no se podía hacer de otro modo, vista la composición de la comisión. Yo ya mantuve que nacía con hándicaps, con las Comunidades con representantes, el Estado con otros cinco representantes por su cuenta… Algo muy alejado de las comisiones de países occidentales, la Royal Comision, las comisiones de los White Papers, etc.”, enumera.

Pendientes de la mesa política

El siguiente paso, como recuerda, es que los consejeros y los ministerios se encontrarán en la mesa política para definir parámetros como qué parte debe nivelarse, qué hacer con la supuesta reestructuración de la deuda y cuánto debe respetarse la cláusula del statu quo.

El propio López Casasnovas ha emitido un voto particular en el que indica que el modelo propuesto, “pese a contar con algunos aspectos positivos, no supone una mejora substancial en los aspectos más relevantes que a mi entender eran encargo de la Comisión, como son las de mayor transparencia, simplificación, finalización concreta del status quo y profundización en los mecanismos y diseño institucional propios del Federalismo Fiscal, y que la actual propuesta de la Comisión se cree no cumple”.

El voto particular ha tenido el pasado martes la aprobación de todos los partidos, en comisión parlamentaria en el Parlamento Balear. “Intenté expresar una fórmula más simple y clara, en la que se reduce el elemento político a cuánto quieres dejar a una Comunidad por encima o por debajo de la media. Por tanto, con el apoyo de todos los grupos, este voto particular salió muy reforzado al recoger buena parte de las propuestas de los representantes baleares”, destacó.

Según su criterio, el documento ha servido para que los representantes en la comisión exteriorizaran todas sus opiniones “y vehiculáramos las inquietudes de algunas consejerías, que habían fijado hojas de ruta. Y en los votos particulares hemos dejado por escrito nuestra opinión sobre el tema. En conclusión, lo que nace mal es muy difícil de enderezar. Ya lo anuncié en un artículo en El País el pasado 22 de febrero: se estaba iniciando una martingala y se ha cumplido. Pero hemos salvado los muebles, en el sentido que nos hemos dicho todo lo que nos teníamos que decir. Y la pelota está ahora en el tejado de los consejeros.

Para López Casasnovas, la situación actual “no es la deseable”. “Lo ideal hubiera sido que expertos de verdad –no representantes ‘de bandera’– comentaran cómo tenía que ser el modelo, sin votos particulares. Y que fueran los políticos los que matizasen la propuesta de ley el objetivo del modelo. Pero, con la configuración que hemos tenido de comisión, algunos han sido sucedáneos de políticos más que sabios expertos. Es una lástima, porque si se hubiera hecho bien, ahora los políticos tendrían como mínimo una brújula y una orientación de lo que piensan los expertos sobre a dónde debería ir la financiación autonómica. Pero el modelo no está cerrado y tiene múltiples salvaguardas que lo convierten en un sucedáneo, en un primer debate antes del decisivo, que será el del Consejo de Política Fiscal y Financiera”, pronostica.       

Nivelación, statu quo y reestructuración de la deuda, frentes abiertos de financiación autonómica