Lunes. 20.08.2018 |

ALBI recuerda que “un simple análisis de sangre” puede detectar la colangitis biliar primaria

ALBI recuerda que “un simple análisis de sangre” puede detectar la colangitis biliar primaria

La Asociación para la Lucha contra las Enfermedades Biliares Inflamatorias (ALBI) ha indicado que la colangitis biliar primaria (CBP) podría resolverse con un análisis de sangre rutinario que mostrara una alteración en la fosfatasa alcalina, un marcador que se encuentra fundamentalmente aumentado en las enfermedades del hígado, las vías biliares y los huesos y que podría indicar, tras la realización de pruebas complementarias, un diagnóstico de CBP.

Sólo un 6% de la población reconoce y/o es capaz de definir qué es la CBP, una enfermedad hepática rara que afecta en su mayoría (en más de un 90%) a mujeres. Aunque no hay suficientes datos epidemiológicos, se estima que existen en nuestro país entre 12.000 y 19.000 personas diagnosticadas con CBP, una enfermedad que se caracteriza por la destrucción progresiva de los conductos biliares del hígado, que son los encargados del transporte de la bilis hacia el exterior de este órgano.

Al fallar el transporte, la bilis se acumula en el interior del hígado y produce una inflamación que, sin una detección a tiempo, la enfermedad, a largo plazo, puede provocar complicaciones severas como fibrosis, cirrosis o cáncer de hígado, patologías que pueden acabar en la necesidad de un trasplante o incluso en la muerte de la persona afectada.

Diagnóstico de CBP

Albert Parés, consultor sénior de Hepatología del Hospital Clínic de Barcelona, ha explicado que “un aumento de la fosfatasa alcalina, un indicador que aparece en cualquier análisis de sangre rutinario de los que se realizan anualmente en muchas empresas, por ejemplo, podría ser un primer indicador de CBP”. Ante niveles altos de fosfatasa alcalina, es importante que el profesional sanitario descarte otras causas más frecuentes de colestasis y, después, “sería oportuno hacer pruebas adicionales, en este caso de tipo inmunológico, para detectar anticuerpos antitisulares, especialmente anticuerpos antimitocondriales”. Una vez confirmada la presencia de estos anticuerpos, unido a niveles altos de fosfatasa alcalina, ya es posible realizar un diagnóstico de CBP.

El diagnóstico precoz para un paciente con colangitis biliar primaria puede significar la diferencia entre tener o no calidad de vida, como defiende la Asociación ALBI, que agrupa a los afectados por un tipo de enfermedades hepáticas raras entre las que se encuentra esta patología, y como afirma su presidenta, Conxita Comamala,  “es muy importante dar a conocer la CBP entre la sociedad y también entre la comunidad científica porque una paciente diagnosticada precozmente es una paciente que podrá llevar una vida completamente normal en el futuro, igual que la de cualquier otra persona sana”.

Para evitar el trasplante de hígado

Con el objetivo de que ningún paciente con CBP tenga que llegar a un trasplante de hígado, Albi-España trabaja cada día con sus 112 socios repartidos por las diferentes comunidades autónomas españolas para intentar que la colangitis biliar primaria, aun siendo una enfermedad rara, no sea completamente desconocida.

A través de la web de la asociación (www.albi-espana.org) y de la página www.reinterpretalaCBP.e, Albi-España intenta aumentar el conocimiento de la CBP a partir de su trabajo diario, como por ejemplo con la puesta en marcha de campañas informativas como ‘Cambia el color. Reinterpreta la CBP’, en la que se abordan aspectos como su no relación con el consumo del alcohol, ni con una mala alimentación o con el consumo de tabaco, relaciones estas que el 65%, el 59% y el 50% de la población sí cree que existen.

ALBI recuerda que “un simple análisis de sangre” puede detectar la colangitis biliar primaria